Index/Indice


En el calabozo (martinetes)

Estaba yo en el calabozo
y me metieron en el otro más malo
que apenas yo podía ni verme
ni los deditos de las manos

Hasta el olivarito del valle
acompañé yo a esta buena gitana
yo le eché el bracito por encima
como si fuera mi hermana

Mis ducas no eran nada (martinetes)

A aquel que le pareciere
que mis duquelas no eran nada
siquiera por el momento
que se ponga en mi lugar

Yo soy como aquel buen viejo
que está en medio del camino
nadie se meta con nadie
que nadie se meta conmigo

El reniego (siguiriyas)

Te fuiste de mi vera
sin apelación
ahora me vienes hincadita de rodillas
pidiendo perdón

Como reniego
reniego de mi sino
como reniego de la horita
(en) que te conocí

Mujer malina (siguiriyas del Marruro)

¿Qué me quieres buscar
mujer malina?
¿que yo me pierda la calor de mis niños
para la eternidad?

Siempre por los rincones
te encuentro llorando
que no terele la libertad yo en mi vida
si me das mal pago

De Santiago y Santa Ana (siguiriyas de Manuel Torre)

Contemplarme ya a mí madre
que no llores más
que loco muero sin la calor de mis niños
en el hospital

Como eran dos días muy señaladitos
de Santiago y Santa Ana
yo le rogué a mi Dios
que le aliviara las duquelas a la madre mía
de mi corazón

Cuando yo me muera (siguiriyas)

Cuando yo me muera
te encargo
que con tus trenzas de pelo negro
me amarres mis manos

Si a las dos de la noche
los campanilleros
con el ruido de las campanitas
¿por qué me quitan el sueño?

Me pueden mandar (caña)

Y a mí me pueden mandar
a servir a Dios y al rey
pero dejar tu querer
eso no lo manda la ley

Arsa y viva Ronda
reina de los cielos
que se ponga
en mi lugar

Anda y no presumas más
que tu carita no tiene
nadita de particular

Si yo pudiera (soleares de Joaquín el de la Paula)

Si yo pudiera ir tirando
las penitas mías al arroyuelo
hasta el agüita de los mares
iba a llegar hasta el cielo

No sé lo que le dio
a la hierbabuena
que era verde y se secó

Tiro piedras por la calle (soleares de Enrique el Mellizo)

Tiro piedras por las calles
y al que le dé que perdone
tengo la cabecita loca
de tantas cavilaciones
yo voy por las calles arrancando las piedras
y al que le dé que perdone

A mi Dios le ruego
que me alivie las duquelas
que terela mi corazón

Al Señor del Baratillo (soleares de Antonio Frijones)

Se lo pedí esta mañana
al Señor del Baratillo
que me quiera esta gitana

Como mi pena y tu pena
son dos penas
válgame Undebel del cielo
quiero morirme con ellas

Soy como aquel jilguerillo (taranta y malagueña)

Soy como aquel jilguerillo
que va a la playa se baña
con el pico menea la arena
y no enturbia el agua

Si es que vas a San Antolín
y a la derecha te inclinas
verás tú en el primer camarín
a la Pastora Divina
que es el propio retrato a ti

Que del nío la cogí (fandangos)

Me se ha muerto a mí mi morenita
quiero pedirle una cosa
que ¿por qué mi Virgencita
me había quitado a mí a mi rosa?
que hasta muerta
era la más bonita

El valor de veinte reales
yo no me he gastado con nadie
que en una choza escondida
tengo a mis cuatro chavales
que tienen la carita mía

Blanca paloma te traigo
que del nido yo la cogí
la madre se quedó llorando
como yo lloré por ti
la solté y se fue volando

Se la llevó Dios (malagueñas de Enrique el Mellizo)

A la madre de mi alma
¿por qué me la quitó Dios?
si en su última agonía
para que no sufriera yo
las manos ella me cogía
y me miraba y se reía

Toda la nochecita me llevo
sentadito en el balcón
y cuando siento los pasitos tuyos
me se alegra el corazón
todita la noche me llevo

Viva Madrid (malagueña de Chacón)

Viva Madrid que es la Corte
y viva Málaga la bella
y para el puerto bonito
Barcelona y Cartagena
viva Madrid que es la Corte

Veneno me dejaste (fandangos caracoleros)

¿Por qué ponías
los labios sobre los míos?
mujer ¿por qué me ponías?
que veneno me dejaste
que me tienes consumido
mujer ¿por qué me besaste?

Dios mío mal fin tenga el dinero
que la muerte ha de venir
para el rico y para el pordiosero
¿qué cuidado me se da a mí?

Antes de llegar a tu puerta (fandangos de Huelva)

El pozo donde caí
era hondo y yo sin soga
y para más voces que daba
nadie me sacó de allí

Toditas las mujeres llevan
el pelillo echado para atrás
y Carmen la portuguesa
¿por qué lo lleva para acá y para allá
los pelos de la cabeza?

Antes de llegar a tu puerta
mi caballo se paró
parece que comprendía
que tú me hacías traición
y llevarme para atrás quería